La autoconfianza es la base que necesitas para emprender cualquier nuevo reto con éxito. Para ello necesitas entrenarte y buscar el apoyo de alguien que pueda ayudarte.

La autoconfianza es la base que necesitas para emprender cualquier nuevo reto con éxito. Para ello necesitas entrenarte y buscar el apoyo de alguien que pueda ayudarte.

Autoconfianza en el Trabajo

En mi opinión, la autoconfianza es la base que necesitas para emprender cualquier nuevo reto con éxito, y también puede ser un gran obstáculo ante cualquier problema que pudiera surgir, si no la has desarrollado lo suficiente.

Y es que la falta de confianza en ti misma te lleva a tener pensamientos poco alentadores cuando te toca aprender algo nuevo, realizar tareas por primera vez, conocer gente, dar tu opinión en reuniones, no perder los papeles ante imprevistos; y es sobretodo un claro obstáculo para sentirte valorada y tranquila en el día a día.

Ahora bien, la falta de confianza es algo que se puede mejorar rápidamente si entiendes primero cuál es su fundamento.

El problema es que tu confianza está fuera de ti

Cuando sientes inseguridad, siempre es porque inconscientemente se te ha olvidado colocar tu confianza dentro de ti. El resultado es que tu confianza depende de todo (factores externos), menos de ti misma.

Para ilustrar esto te propongo el siguiente ejemplo: Imagina que estás en el trabajo, y de repente surge un incidente con un cliente muy importante para la empresa de la cual eres responsable. El cliente está enfadadísimo porque no has cumplido con alguna parte de lo prometido, y amenaza con prescindir de tu empresa como proveedor y quejarse de ti a tu jefe.

Lo primero que vas a sentir es un miedo tremendo, agobio, preocupación, ansiedad, etc. ¿Por qué? Porque tu seguridad o confianza está ligada a un resultado externo: que todo vaya bien. Es decir, entiendes que solo puedes sentirte en calma y confiada si todo va bien, si el cliente está contento, si el jefe está contento y si tu puesto de trabajo está “a salvo”.

Así es como pensamos la mayoría. El problema es que esta manera de entender la vida hace que ante cualquier imprevisto que amenace ese “todo va bien”, pierdas la confianza y actúes como un pollo sin cabeza corriendo de un lado a otro de la oficina y mordiéndote las uñas.

En resumen: el que tu confianza esté ligada a resultados externos no es muy buena idea.

¿Qué pasaría si en lugar de ello, tu confianza estuviera dentro de ti? Es decir, ¿y si tu confianza dependiera solamente de ti, y no de lo que pasa fuera?

Coloca tu confianza dentro de ti

Esto es, convierte tu confianza en Autoconfianza.

Recolocar tu confianza dentro de ti, significa comprender que, aunque puedes cometer errores, siempre actúas haciéndolo todo lo mejor que puedes en cada momento. Y como todos en este mundo, a medida que vas metiendo la pata, vas aprendiendo y enmendando errores.

Cuando realmente entiendes la vida de esta manera, los imprevistos e incidentes no son un problema y no desafían ya tu confianza, porque entiendes que:

  1. Pase lo que pase lo has hecho lo mejor que pudiste en ese momento
  2. Tienes capacidad para reconocer tus errores y enmendarlos
  3. Aprendes de cada pequeño fallo y con ello te vuelves mejor cada día

Siguiendo con el ejemplo anterior, esto es lo que ocurriría:

El cliente se enfadaría contigo; pero tú, en lugar de preocuparte y morderte las uñas por el fatal resultado que puedes obtener con toda esta historia, estás más pendiente de averiguar cuál ha sido el fallo, buscar la manera de enmendarlo y aprender del incidente.

Es decir, tu mente no se pone a imaginar terribles escenarios y a pensar que a partir de ahora “todo irá mal”, sino que se concentra en seguir dando lo mejor de ti misma. Esto es tener autoconfianza. Y desde esa actitud y autoconfianza estarás en disposición de encontrar soluciones mucho más brillantes a cualquier problema o complicación tanto en tu trabajo como en el terreno personal.

Cuando de verdad crees en ti, y confías en ti, lo que pasa fuera es totalmente secundario.

Claro está, pensar así supone un gran cambio y sobretodo un gran desafío a tu forma habitual de pensar y reaccionar. Para ello necesitas entrenarte, estar muy consciente para no dejarte llevar por tus pensamientos fatalistas y buscar el apoyo de alguien que pueda ayudarte a desarrollar nuevos patrones de pensamiento, más beneficiosos para ti, para tu trabajo y para tus relaciones.


Sandra González – Directora de Coaching-Pro

Sandra González – Directora de Coaching-Pro

Sandra González

Directora de Coaching-Pro

Sandra es Coach especializada en mujeres trabajadoras y autoexigentes que desean recuperar las riendas de su vida personal y profesional para volver a sentirse a gusto consigo mismas, con su profesión y en sus relaciones con los demás.

Experta en Coaching Cuántico, Sandra es una apasionada del desarrollo personal, le encanta aprender cada día algo más sobre la mente humana y comportamiento de las personas para luego ayudarles a recuperar la confianza, la motivación y el bienestar que todos perdemos de vista en algún momento de nuestras vidas.

También es Coach certificada por la Asociación Española de Coaching, le encanta bloguear y es fundadora de Coaching-Pro (www.coaching-pro.es)

Actualmente colabora también con dos emisoras de radio en las que habla de crecimiento personal y profesional, para acercar el Coaching a todas aquellas personas que desean hacer un cambio positivo en sus vidas.


¿Deseas más información?

Supermujer es la primera organización sobre información en materia de desarrollo, motivación, y superación personal para la mujer. Completa el siguiente formulario para recibir totalmente gratis la información sobre nuestros artículos, publicaciones y seminarios en tu ciudad; y si quieres hacer una primera consulta personalizada, puedes enviárnosla aquí.

[grwebform url=»http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=8517202&u=L5kU» css=»on»/]

Comentarios

comentarios

Terapia Online