Si estás por tomar una decisión en la que es importante saber si realmente estás enamorada, como contraer matrimonio o dejar tu apartamento para empezar una vida con tu novio, te recomendamos reflexionar acerca de los detalles cotidianos de tu relación.

Si estás por tomar una decisión en la que es importante saber si realmente estás enamorada, como contraer matrimonio o dejar tu apartamento para empezar una vida con tu novio, te recomendamos reflexionar acerca de los detalles cotidianos de tu relación.

Cómo saber si estás enamorada de verdad

Pocas cosas en la vida nos confunden más acerca de lo que realmente sentimos como el amor. De jóvenes solemos pensar que la atracción física es amor, por ejemplo. O que la costumbre y la seguridad que sentimos junto a alguien también lo son. Incluso el miedo de no saber qué será de nuestra vida nos puede hacer sentir algo que malinterpretamos como amor. Esto pasa porque frecuentemente nos dejamos llevar por las emociones, producto de procesos biológicos, cuando lo que en realidad necesitamos aclarar son nuestros sentimientos, producto del razonamiento de nuestras emociones. El problema con tomar decisiones con base en lo que sentimos, y no en lo que pensamos, es que las emociones se acaban en cuestión de meses, mientras que los sentimientos pueden perdurar para siempre.

Si estás por tomar una decisión en la que es importante saber si realmente estás enamorada, como contraer matrimonio o dejar tu apartamento para empezar una vida con tu novio, te recomendamos reflexionar acerca de los detalles cotidianos de tu relación. Estos son los indicadores que nos aseguran que realmente estamos enamoradas de la persona con la que estamos, y que no se trata sólo de una infatuación o un capricho.

Consideras sus diferencias

Reconoces que se molesta por cosas que te parecen sin importancia, como que el tu gato se suba a la cama, pero aún así sabes respetar su forma de pensar y de actuar en esas situaciones, aunque no sea igual a la tuya.

¿Imaginas tu vida junto a él?

Puedes viajar 5, 10 o 20 años en el tiempo en tu mente y en todos esos momentos lo ves a él, junto a ti; viviendo una temporada en otro país, comprando una casa, formando una familia. Además, no nada más lo ves en los buenos momentos por venir, también lo ves acompañándote en las posibilidades más tristes e inevitables de la vida, como perder a un ser querido o enfermar.

¿Piensas en él?

Cuando algo importante o emocionante sucede en tu día, él es la primera persona en la que piensas y a la que corres a contarle la buena, o mala, noticia, como que te cambiaron a esa oficina más bonita que querías o que tu automóvil se acaba de averiar en medio del tráfico.

¿Recuerdas los buenos y los malos momentos juntos?

Si haces un recuento del tiempo que has pasado con él, puedes recordar claramente la felicidad que compartieron cuando se ganaron ese viaje a la playa y el apoyo que te dio en esos tiempos difíciles en los que perdiste tu empleo y tardaste meses para encontrar uno nuevo. A veces te quedas a mirar fotografías que os habéis hecho juntos en momentos especiales.

¿Planeáis pensando en los dos?

Antes de tomar una decisión, te detienes a pensar no sólo en lo que más te conviene, sino en lo que resultará mejor para los dos. Hablas con él sobre cuestiones difíciles, como la posible renuncia a un empleo absorbente que le gusta a uno de los dos pero que está acabando con vuestra relación, o conversáis abiertamente sobre qué pasará si a uno de los dos le sale una oportunidad de trabajar en otro país y qué haríais en ese caso.

¿Deseas más información?

Supermujer es la primera organización sobre información en materia de desarrollo, motivación, y superación personal para la mujer. Completa el siguiente formulario para recibir totalmente gratis la información sobre nuestros artículos, publicaciones y seminarios en tu ciudad; y si quieres hacer una primera consulta personalizada, puedes enviárnosla aquí.

[grwebform url=»http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=8517202&u=L5kU» css=»on»/]

Terapia Online