Conozca a la mujer que está inspirando a miles de empresarias de América Latina

Nely Galán fue la primera mujer latina presidenta de una cadena televisiva. Ahora ella trabaja para inspirar a otras mujeres para que inicien sus propios negocios.

Cuando Nely Galán era una niña, no colgaba carteles de estrellas de cine o músicos en su pared. Ella colgó una foto de Sherry Lansing, la primera mujer en dirigir un estudio de Hollywood.

Las mujeres tienen que ver a alguien más tener éxito y así saber que sus sueños son posibles y alcanzables por alguien que no es tan diferente de ellas. Galán creció hasta convertirse en esa mujer de éxito para otras en la comunidad latina y más allá.

De tener nada a (casi) tenerlo todo

Esa chica con héroes empresariales se convirtió en gerente de la estación de televisión en Nueva Jersey en el momento en que ella tenía 22 años. Después de tres años de dirigirla como si fuera su propio negocio, la estación fue vendida. Ella se sintió aplastada – este momento decisivo es uno de los que más le encanta volver a contar – así se enfrentó a su empleador. «¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?» ella preguntó. «Necesitas conseguir tus propias fichas», respondió él. «Estas son mías.»

Y así lo hizo. Galán comenzó su propia compañía de producción, consultó cadenas televisivas, y, después de muchos años de no hacer ni un centavo, se le pidió dirigir  Telemundo como la primera mujer latina presidente de una cadena de televisión de los Estados Unidos. Desde entonces, ella comenzó su propia compañía de medios de comunicación, produciendo 700 episodios de televisión en español e inglés.

Después de aparecer en El Aprendiz – Edición de Celebridades en el 2008 (también por primera vez, como latina), ella comenzó a recibir llamadas telefónicas de empresas del Fortune 500 para contar su historia como oradora motivacional. Las inversiones en bienes raíces y los horarios de sus giras le dieron una nueva y sólida seguridad financiera que la liberaron de tener que buscar otro trabajo corporativo.

Durante los últimos dos años y medio, ella encabezó el Movimiento Adelante, que equipa a las mujeres con formación y recursos para encontrar su propia independencia financiera. Vio la brecha en cómo las latinas son retratadas en los medios de comunicación y el tirón económico que tienen en la realidad, y decidió que tenía que ser ella quien atravesara esa brecha.

Una de las creencias más profundas que impulsan a Galán es que el movimiento de los derechos de las mujeres es emprendedor – que las mujeres que son económicamente independientes son libres de controlar su destino. Estar atrapada en un trabajo con un jefe abusivo, con un marido abusivo, o ser despedida a los 50 años porque el mundo evolucionó sin ti – estas son presiones de las cuales las mujeres que tienen su propio dinero pueden escapar.

Y ellas tienen ese potencial. Como un mercado emergente de mujeres que están en control del poder de compra de sus hogares, las latinas son un «arma secreta para la economía», dice Galán. Los hispanos representaron un estimado de $ 1,5 billones en los mercados al por menor y productos de consumo envasados de acuerdo con cifras de 2013, y están en camino de convertirse en el 19% de la población total de los Estados Unidos en cinco años. A esto se añade el poder de las mujeres cabeza de familia que inician sus propias pequeñas empresas, contratan dentro de sus comunidades y gastan ese dinero en sus mercados locales. De esta manera se empieza a ver hacia dónde va ella con esta idea.

Rompiendo Viejos Sistemas De Creencias

En estas comunidades, especialmente, no es tan simple como alentar a las mujeres a hacer más dinero y luego ver que funcione. Las barreras culturales para el éxito de las mujeres son profundas.

«Creo que las latinas están con los pies en tierra en sus deseos, que no queremos ser más grandes o mejores que nuestros maridos o padres,» dice ella. «Somos educadas de forma muy estricta y de mente muy cerrada sobre muchas cosas. Somos los más trabajadores en el mundo, eso sobresale de nosotras, pero estamos tan dedicadas a nuestros hijos que haríamos cualquier cosa por ellos”. Incluyendo renunciar a la educación y carreras para ponerlos en primer lugar.

En tu dolor está tu respuesta

Gran parte del trabajo que realizan en los talleres en todo el país con Adelante implica la reformulación de estos sistemas de creencias culturales y hablar directamente a los hombres acerca de lo que pueden hacer para apoyar a las mujeres a lograr ser financieramente independientes.

Galán también rechaza, con gusto, el «haz lo que amas y el dinero llegará» mantra de nuestra generación. «Es un punto de vista muy limitado,» dice ella. «Es incorrecto!».

«Cuando se llega a este país, no hay un solo hueso que limite tu cuerpo,» dice ella. Las mujeres jóvenes, sobre todo, se convierten en cabezas de familia, traduciendo a sus padres no sólo el lenguaje, sino la cultura, la sociedad y las finanzas. Ellas toman la iniciativa porque entienden el privilegio; no fueron traídas aquí para nada. Pero como resultado, a menudo no terminan la escuela, ya que están tratando de devolverles a sus familias todo lo que arriesgaron por ellas.

Galán llegó a los EE.UU. a los cinco años: una inmigrante de primera generación de Cuba. Ella espera que todos los oradores que invita a participar en las giras de Adelante compartan su pasado con el mismo nivel de transparencia. «Si no vas a contar toda tu historia desde la infancia, no vengas», les advierte. «Ellos no quieren ir allí, para decir lo que sucedió cuando eran pequeños, cuando eran inmigrantes.» Ser un modelo a seguir para las comunidades que su movimiento visita, dice ella, significa llegar a las personas donde están. Ella se esfuerza por lograr una conexión con el público y un enfoque en ayudar a la gente a encontrar localmente las herramientas y habilidades que necesitan para convertirse en empresarias.

Las personas le preguntan con frecuencia a Galán si sus antecedentes y su condición de mujer de la minoría le han causado algún tipo de daño a lo largo de su carrera. Ser plenamente latina y totalmente estadounidense sólo la han ayudado a encontrar maneras de ser una experta – al ser mujer, una latina y un magnate de los medios. «En tu dolor está tu respuesta,» dice ella.

Esa es la conexión de la pasión y el trabajo duro: imaginar una vida mejor, y actuar sobre ella de manera que traerán un éxito tras otro. «Señoras, no compren zapatos, compren edificios», dice a la mujer en la gira. «Sueñen un sueño más grande.»

Artículo original en inglés en la revista Fast Company.

Comentarios

comentarios

Terapia Online