El condón femenino es el primer y único método de barrera controlado por la mujer, pues tiene la posibilidad de decidir en qué momento lo usará o retirará.

El condón femenino es el primer y único método de barrera controlado por la mujer, pues tiene la posibilidad de decidir en qué momento lo usará o retirará.

Este método anticonceptivo surgió hace más de 20 años, aunque aún es tal vez el menos conocido entre las mujeres. Lo anterior es casi risible, si tomamos en cuenta que favorece la autonomía sexual femenina en comparación con otros métodos.

El condón femenino, que es una funda de plástico suave, puede ponerse antes del inicio de la relación sexual y dejarse puesto hasta ocho horas. Mide aproximadamente 17 centímetros de largo y está limitada por un anillo flexible en uno de sus dos extremos, mismo que debe colocarse en el interior de la vagina para impedir que el esperma entre en el útero.

La parte que queda en el exterior es algo más grande, está abierta y protege los genitales externos. Además, uno de sus grandes beneficios es que no tiene efectos hormonales y, a diferencia de su contraparte masculina, no existe pérdida de sensación, pues el material del que está hecho transmite el calor más que el látex.

Algunas de las ventajas del preservativo femenino son:

  • Puede colocarse antes de la relación sexual.
  • Es una buena opción para quienes son alérgicas al látex.
  • Puede usarse sin receta médica.
  • No tiene efectos secundarios hormonales
  • Se puede usar con cualquier tipo de lubricante.
  • No presiona el pene, como el condón masculino.
  • A diferencia de otros métodos, protege contra el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

La primera generación de este método anticonceptivo fue de poliuretano, pero desde el 2007 se hacen con nitrilo, ambos materiales resultan más resistentes que los condones de látex masculinos, que se rompen de forma más frecuente.

A simple vista luce algo aparatoso y algo complicado de utilizar, pero realmente es muy sencillo y efectivo y aunque existe información generalizada de los métodos anticonceptivos, hay poca sobre este eficaz método, el cual tiene un período de conservación largo, aún cuando las condiciones de almacenamiento sean desfavorables.

Gracias a su eficacia, se pretenden hacer campañas de difusión más robustas  para el uso de este condón en España y Latinoamérica, pero aún hay un largo camino por recorrer. Se constituye en nuestros días como el primer y único método de barrera controlado por la mujer, pues al colocárselo,  tiene la posibilidad de decidir en qué momento lo usará o retirará.

Para familiarizarse con el condón, los médicos recomiendan probarlo al menos en tres ocasiones previas a la relación sexual, ya que de esta forma se sabrá si resulta cómodo y a la par evitará contratiempos a la hora del coito. Pese a su alta eficacia, cabe resaltar que este método no ha incrementado su popularidad debido al costo en comparación con el masculino.

Sin embargo, estamos seguras de que su precio será nada comparado a la seguridad que nos dará el tener el control sobre nuestro cuerpo. Además, es una alternativa ideal para quienes sufren estragos por el consumo de anticonceptivos hormonales.

Comentarios

comentarios

Terapia Online