En América Latina se está aceptando cada vez más la diversidad sexual. El matrimonio gay es legal en Argentina, Uruguay y Brasil y partes de México.

En América Latina se está aceptando cada vez más la diversidad sexual. El matrimonio gay es legal en Argentina, Uruguay y Brasil y partes de México.

Diversidad sexual: Comienzos

Desde el año 2000 en que Holanda se convirtió en el primer país en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo se han sumado a esta iniciativa: Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Islandia, Portugal, Dinamarca y Nueva Zelanda. En Estados Unidos depende del estado del que hablemos. En América Latina el matrimonio gay es legalmente establecido en Argentina, Uruguay y Brasil, mientras que en México solo el Distrito Federal cuenta con una figura legal de este tipo y algunos otros estados se permite la unión civil con ciertos derechos similares al matrimonio o bien, se encuentran en el debate.

Con este panorama queremos reflejar la clara tendencia mundial que apunta no solo a la tolerancia sino al reconocimiento de la diversidad en lo referente a la orientación sexual de las personas como un derecho inapelable. Pero en el día a día las cosas son diferentes. Todavía nos falta un largo camino por recorrer en la asimilación social de las diferencias en la expresión de la sexualidad humana. En especial para las mujeres que salen de los parámetros tradicionales de conducta; aún conservamos fuertes prejuicios a cerca de lo que debe ser una mujer y cómo debe comportarse.

DIVERSIDAD SEXUAL: ESTIGMAS

Si bien muchos países han establecido leyes que van en contra de la discriminación por motivos de orientación sexual es un hecho que nuestra sociedad continúa esperando de las mujeres que cumplan con roles tradicionales de sumisión, por lo que una elección de pareja homosexual se aparta por completo de esas expectativas. Sabemos también que en diferentes ámbitos socio-económicos puede ser más o menos estigmatizado, dependiendo de las ideas religiosas que tengan mayor peso.

DIVERSIDAD SEXUAL: DERECHO AL MATRIMONIO

Vivir una sexualidad libre es parte de los derechos básicos que todos debemos gozar. El matrimonio igualitario es muy importante para reconocer esto, ya que permite a las parejas del mismo sexo acceder a los derechos que todo matrimonio tiene, por ejemplo, lo referente a la protección, la seguridad social, el acceso a la salud y la sucesión de bienes en caso del deceso de un integrante de la pareja. Pero en términos más sutiles, también se trata de aceptar abiertamente que no hay nada de malo en que dos personas del mismo sexo puedan entablar una relación amorosa y de muto respeto y cuidado como cualquier otra, ayudando a desmentir los mitos de que la homosexualidad es antinatural, es una patología y debe culpabilizarse a quienes la practiquen. Desafortunadamente aún persisten los prejuicios, por lo que muchas mujeres deben vivir en la sombra, negando su propia identidad por miedo a ser discriminadas. Es común escuchar insultos en la vida pública relacionados con las preferencias sexuales, y mientras esto siga sucediendo estaremos retrasando el camino hacia la apertura.

Los movimientos de protesta en favor de los derechos de los homosexuales iniciaron hace muchos años y podemos decir que se encuentran en un momento medular, particularmente en el sentido de ayudar a la sociedad en la concientización de que las mujeres tenemos los mismos derechos que los hombres y eso incluye la elección de pareja y el ejercicio de una sexualidad libre, cualquiera que sea nuestra orientación.

Respeta la diversidad sexual, es un derecho de todos y todas.

¿Deseas más información?

Supermujer es la primera organización sobre información femenina en materia de desarrollo, motivación, y superación personal. Completa el siguiente formulario para recibir totalmente gratis la información sobre nuestros artículos, publicaciones y seminarios en tu ciudad.

[grwebform url=»http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=8517202&u=L5kU» css=»on»/]

Comentarios

comentarios

Terapia Online