¿Eres difícil de amar?

La idea de que en muchos sentidos somos personas extremadamente difíciles para mantener una relación, puede parecer bastante improbable e incluso ofensiva.

Sin embargo, comprender de forma segura y admitir de forma fácil y amable esta posibilidad podría ser una forma de asegurarse de que es un propósito soportable a largo plazo; y hay algunas personas más insoportables que las que no admiten que puedan serlo.

Somos  nosotros

Proposiciones invariables y enormemente difíciles de comprender

No necesitamos conocer a nadie en particular para saber esto de todos: todos hemos sido de una u otra forma, inadecuados para los padres, tenemos una panoplia de rasgos psicológicos desafortunados que nos acosan los malos hábitos, estamos ansiosos, celosos y malhumorados.

Estamos trayendo una cantidad asombrosa de problemas en la vida de otra persona para ser su pareja; tendemos a estar protegidos de estas noticias no deseadas antes de una relación real a través de una mezcla de sentimentalismo y abandono.

Nuestros padres nos querían demasiado para decirnos los errores que en un futuro podríamos llegar a cometer.

Nuestros amigos no quieren enredarse en las críticas detalladas de nuestras personalidades; probablemente una agradable comida ocasional es todo lo que quieran de nosotros.

Y, tal vez, nuestras ex parejas estaban ansiosas por escapar de nosotros para ofrecer una crítica detallada de nuestras personalidades.

Simplemente nos dijeron que necesitaban un poco más de espacio o que necesitaban hacer un viaje largo a la India.

Además, cuando estamos solos, no nos damos cuenta de lo molestos que podemos llegar a ser ante los ojos de los demás. Quizás estuviéramos enojados todo el domingo, pero nadie estaba allí para enloquecerse por nuestra autocompasión y nuestra furia pasiva.

Es posible que tengamos tendencias a utilizar el trabajo como un escape de la intimidad, pero mientras no estemos permanentemente con alguien, podemos pasar nuestras horas excéntricas sin comentarios.

Nuestros hábitos alimenticios peculiares no serán reales hasta que haya otra persona en la mesa para registrar nuestros desafiantes sonidos de masticación y combinaciones de ingredientes.

Cuando alguien nos dice algo

Eventualmente un compañero nos podría llamar la atención por estas acciones y tal vez  se siente como un horrible ataque personal que una persona más amable nos haría pasar. Pero no es tal cosa, es una respuesta inevitable a nuestros defectos, que cualquier persona necesitaría plantear.

Nuestro compañero no está realmente haciendo nada extraño, simplemente está sosteniendo un espejo, y todos los que se ven de cerca, tienen un terrible error en su carácter, es por eso que debemos de aceptar las críticas que nos vayan a hacer nuestros compañeros o la persona con la que vayamos o estemos viviendo.

No somos nosotros, es la condición humana, los detalles varían enormemente, por supuesto, las personas son una pesadilla de diferentes maneras, pero el punto básico es compartir, sea ​​lo que sea que pensemos. Nuestra percepción de nosotros mismos será revelada como muy defectuosa en una inspección prolongada de cerca. Lamentablemente no es que nuestro entorno sea demasiado crítico o inusualmente exigente, ellos son los portadores de una inevitable respuesta de que somos una pesadilla.

Se le pide que reconozca las faltas de nosotros, la solicitud de admitir algo muy extraño.

Lo que sería extraño sería pensar que uno no tenía defectos importantes, por supuesto, también tenemos algunas cualidades encantadoras, pero eso no significa que posiblemente vamos a ser muy difíciles para otra persona viva.

Preguntas que nos van a ayudar

Por lo tanto, debemos preguntarnos a nosotros mismos de la manera más sincera posible, ya que nosotros podemos gestionar lo que específicamente podría ser un poco loco o desesperado o no desarrollado en nuestros personajes.

La madurez implica tener una respuesta bastante detallada a la siguiente pregunta: ¿es difícil vivir conmigo?

Una presunción de la propia inocencia está en el corazón de la autocomplacencia y la crueldad, porque nuestras mentes pueden quedarse en blanco en este punto y recordar solo nuestros lados tiernos y hermosos.

Podemos apoyarnos en una serie de indicaciones, puedes escribir tus respuestas en un papel y leerlo diariamente, para así quitar tendencias que posiblemente nos molesten y a los demás también.

Por ejemplo :

  • Cuando estoy molesto tengo una tendencia a …
  • Cuando me siento herido yo …
  • Cuando estoy cansado yo …
  • En cuanto al dinero puedo ser un poco difícil porque …
  • Supongo que realmente me preocupo mucho por …
  • Supongo que podría ser un poquito de sexo porque …

El punto de generar una mayor conciencia de nuestros patrones cuestionables de comportamiento no es sentirnos culpables o avergonzados por ellos.

Solo para ver con qué facilidad pueden ser confusos, molestos y molestas para otra persona, necesitamos familiarizarnos con nuestros comportamientos y hábitos, evaluarlos de manera concisa y crítica antes de comprometernos en una relación para que, con todas las formas de seguridad, vamos a ser un desafío serio para vivir.

Es por eso que es clave el amor propio, y ser muy crítico contigo mismo.

Pero no te pases.

Recuerda que debes tener tus emociones en equilibrio.

Si te amas reconoces lo que haces mal, lo afrontas y perfeccionas lo que quieres para así lograr el objetivo “ser amado por otra persona que no sea yo”.

Es por eso que debemos tomar todo con calma, y aceptar todo lo que ha de venir, ya que tenemos certeza en reconocer que merecemos todo lo que atraigamos.

Las cosas buenas las merecemos nosotros.

Video Original Traducido de The School of Life:

Comentarios

comentarios

Terapia Online
By |2019-02-02T19:24:56+02:00febrero 2nd, 2019|Autoestima, Inteligencia Emocional, Relaciones de Pareja|0 Comments

About the Author:

Este artículo fue escrito por una de nuestras invitadas especiales. Si quieres publicar en Supermujer como invitada especial (guest blogging), contáctanos en info@supermujer.net
Este Web utiliza cookies propias y de terceros. Aceptar