Mujeres que quieren desarrollarse: Creencias a fuego lento, talento entre fogones.

“Del yo quiero al yo soy. Del yo soy al yo consigo.”

Desde hace algún tiempo tengo en mente y corazón escribiros un post a vosotras: Mujeres a las que admiro, mujeres en las que creo y mujeres a las que quiero.

Es imposible comenzar a escribir estas líneas sin recordar a una mujer como mi abuela. Recordarla a ella me lleva a conectar con todas las mujeres que de una u otra manera han tocado mi vida. Mujeres de las que aprendo, mujeres que son ejemplo, mujeres que en presencia o distancia contribuyen a que yo sea la persona que soy.

Admiro vuestra dedicación en exclusiva al hogar. La generosidad con la que cuidáis a vuestros hijos. La bondad que le ponéis a cada plato.. La humildad con la que desarrolláis cada tarea. El amor incondicional que le brindáis a cada miembro de vuestro núcleo familiar. Los consejos que nos regaláis por experiencia, las sugerencias que compartís con el noble propósito de cuidarnos. Ese dar sin recibir. Esa entrega sin apegos. Ese saber estar en segundo plano por elección para que los demás crezcan y florezcan.

Os doy las gracias por todo lo recibido que ha sido y es mucho, pero hoy, os toca brillar a vosotras. Amas de casa, que ponéis vuestro talento al servicio de los demás, que cocináis creencias a fuego lento, que albergáis en vuestro corazón una esencia que os hace únicas, que dejasteis sueños guardados en el cajón de la mesita de noche a la espera de ver crecer a vuestros hijos. Es vuestro turno, adelante…

Recuerdo como si fuese ayer, cuando mi abuela pasaba horas y horas en la cocina y entre sartenes, cucharas y guisos cantaba sus canciones preferidas. Tenía muchas, pero la que más me gustaba escuchar y la que yo sentía que ella cantaba con más emoción, era el tango “Caminito”  de Carlos Gardel. Lo hacía bien, francamente bien y disfrutaba haciéndolo mucho. Cuando terminaba la canción, comenzaba la confesión.

Mi abuela – ¿Sabes? Yo quería ser artista.

Yo – ¿Y por qué no lo fuiste?

Mi abuela- Porque no estaba bien visto que una mujer cantase. En mi época una mujer tenía que cuidar de su casa y servir a su marido e hijos.

Lamentablemente el caso de mi abuela no es un caso aislado. Es una representación de la realidad que todavía a día de hoy siguen viviendo muchísimas mujeres. Mujeres que quieren desarrollarse y crecer a nivel personal y formar parte del mundo profesional y no lo hacen. ¿Por qué?

  • Porque creen que no están preparadas.
  • Porque creen que no se lo merecen
  • Porque creen que no tienen talento.
  • Porque creen que no son lo suficiente.
  • Porque creen que no deben hacerlo.
  • Porque creen que ya es tarde.

Estas frases que pronunciamos con rotundidad se soportan en las creencias que albergan en nuestro interior y dirigen nuestra vida. En la mayoría de los casos a no ser que hagamos un trabajo interno de autoconocimiento, no somos conscientes ni siquiera de que nos movemos en base a ellas y de que el resultado de nuestra vida es consecuencia directa de nuestras creencias.

“Nuestra vida siempre expresa el resultado de nuestros pensamientos más repetitivos y sin duda nuestra vida es el resultado de nuestras creencias” Eva Espinosa

Por eso, hoy quiero acompañarte a tomar conciencia de ello y ayudarte a desintegrar estas creencias con el fin mujer, de que esos sueños que tienes guardados en la mesita de noche los saques del cajón y te atrevas a desarrollarlos para que poco a poco sin prisa pero sin pausa se conviertan en una realidad.

  1. Si crees que no estás preparada, te diré que el momento es ahora. A veces con el fin de retrasar un cambio en nuestra vida y evitar lidiar con nuestros miedos, nos contamos mentiras. ¿Para qué? Para no hacer. Sin duda, es mucho más cómodo vivir una vida programada que vivir una vida elegida de manera consciente. Sin duda, es más fácil vivir sin hacernos preguntas. Es más sencillo lamentarnos en el sofá imaginándonos lo que podría haber sido que ponernos en marcha rumbo a lo que queremos conseguir. Hoy quiero decirte algo de corazón a corazón ¡Ya estás preparada por el sencillo hecho de que ya lo eres todo!

Sólo se puede perder algo que tienes, pero no se puede perder algo que eres. Eckhart Tolle.

  1. Si crees que no te lo mereces, te propongo que comiences a revisar tu autoestima. Yo también he pasado por ahí. Yo también creía que no merecía conseguir aquello que deseaba. Yo también creía que no era lo suficientemente buena para hacer lo que mi corazón y alma deseaba y mi mente boicoteaba. Afortunadamente me di cuenta a tiempo y comencé a edificar y a trabajar mi autoestima, fortaleciendo mi confianza y seguridad y enfrentando uno a uno mis miedos. Gracias a ese proceso de Coaching comencé a comunicarme y a relacionarme muchísimo mejor conmigo misma y en consecuencia con mi entorno, logrando generar cambios positivos para mi vida “mirándome de nuevo con otros ojos”.

“Todas las personas merecemos conseguir lo que deseamos. No te conviertas en la única persona que se atreva a impedírtelo.” Eva Espinosa

  1. Si crees que no tienes talento, déjame decirte que sí lo tienes. Todas las personas tenemos talento lo que ocurre en la mayoría de los casos es que no tomamos el tiempo que necesitamos en comenzar a descubrirlos. Por eso te animo a que comiences a trabajar en tu persona. Asiste a formaciones que te permitan conocerte mejor e incluso redescubrirte. Te invito también a que contrates un coach profesional que te acompañe en ese proceso de autoconocimiento. Verás cómo poco a poco comienzas a descubrir talentos que habitan en tu interior y encuentras la manera de desarrollarlos y ponerlos a tu servicio y al servicio de las personas.

“Riega las semillas de tu talento cada día. Entrégales tu amor, tu alegría, tu confianza, tu determinación y verás crecer ante tus ojos tu poder personal. Espera a que florezca. No te desesperes”

Eva Espinosa.

  1. Si crees que no eres lo suficiente, te diré que no solo eres suficiente sino que además lo eres todo. Sí, nuestro interior alberga todas las posibilidades de ser y de estar. Tan solo necesitamos ampliar nuestra mirada, elevar nuestra conciencia, tomar acción para superar nuestros límites, trabajar las creencias limitantes que nos impiden avanzar y caminar en dirección a nuestros sueños. Es probable que no sea lo más cómodo ni lo más fácil pero es el único camino que conozco si nuestro objetivo es crecer y desarrollarnos tanto a nivel personal como profesional. 

“Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en una taza, si pones agua en una botella, se convierte en una botella, si la pones en una tetera, se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede aplastar. Sé cómo el agua amiga mía, el agua que corre nunca se estanca, hay que seguir fluyendo”. Bruce Lee

  1. Si crees que no debes hacerlo, te diré “Hazlo ahora no te quedes con las ganas”. No conozco mayor frustración que quedarnos con el deseo de hacer algo y dejar sin responder la pregunta ¿Qué hubiera ocurrido si lo hubiese intentado? Es probable que dar ese primer paso te cueste, sinceramente, a mí también me costó. Te diré que sentir miedo ante esos primeros pasos es lo natural. No conozco a nadie que al comenzar a realizar una nueva actividad, no sienta miedo. La buena noticia es que si tú lo deseas podemos ayudarte a gestionar ese miedo y el resto de emociones que surgen cuando transitamos un camino que no conocemos.

“Me doy cuenta de que si fuera estable, prudente y estático, viviría en la muerte. Por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante” Carl Rogers

Hay algo que quiero adelantarte y es importante que tengas en cuenta antes de iniciar un cambio en tu vida: Tu entorno.

“En tu proceso de cambio y/o reinvención personal y profesional es posible que no cuentes siempre con el apoyo de tu familia y amigos. Puede que sí. Puede que no. Por eso es importante que trabajes sobre tu persona para estar preparada en el caso de no contar con su acompañamiento y que esta ausencia no te limite a la hora de apostar por ti y por tu sueño”.  Eva Espinosa

  1. Si crees que ya es tarde, te diré que no lo es. No es tarde porque estás viva. No es tarde porque en tu corazón habita el deseo de apostar por ti. No es tarde porque tienes una mente y un corazón que trabaja para ti. No es tarde porque tienes mucho que ofrecer y el mundo unas manos enormes para recibir ¡Sí, tú!.  

Si tus sueños te quitan el sueño significa que los puedes conseguir. No podemos soñar con aquello que no es para nosotros. Esos sueños están ligados a nuestro propósito, a nuestro para qué en esta vida. Eva Espinosa.

 

Con el fin de que des ese primer paso en tu descubrimiento y evolución personal…

 QUIERO HACERTE UN REGALO… Una sesión de Coaching personal. Sí, a ti!

¿Por qué?

  1. Porque creo en ti.
  2. Porque quiero acompañarte en tu proceso de autodescubrimiento.
  3. Porque eres mucho más de lo crees.
  4. Porque tienes mucho que aportar.
  5. Porque quiero acompañarte a descubrir talentos que tienes y quizá no sepas que tienes.
  6. Porque quiero conocerte y si me dejas inyectar en ti una dosis extra de energía para que te pongas en acción.
  7. Porque quiero trabajar contigo tu comunicación y poder personal.

 


 

Eva Espinosa, MentorCoach Especialista en Oratoria y Talento. Imparto conferencias y formaciones de alto impacto enfocadas al Descubrimiento y Gestión del talento, Comunicación, Oratoria y Empoderamiento. Vicepresidenta de la Cámara Internacional de Emprendedores en España.

Para mayor información visita www.evaespinosa.es // www.cainem.com

Comentarios

comentarios

Terapia Online
By |2017-08-13T14:05:48+01:00julio 18th, 2017|Autoestima, Productividad, Superación Personal|0 Comments

About the Author:

Este artículo fue escrito por una de nuestras invitadas especiales. Si quieres publicar en Supermujer como invitada especial (guest blogging), contáctanos en info@supermujer.net
Este Web utiliza cookies propias y de terceros. Aceptar