No le tengo envidia a los hombres, Dr.Freud

La mujer de hoy está descolocando al hombre de su lugar. Le cuesta ubicarse en el rol correcto.

La  mujer puede y  debe tener actividades en todas las áreas pero desde el rol de mujer. Si se «masculiniza», pierde su capacidad Intuitivo Intelectual, que lo tiene para darse cuenta de quien es y como hacer sus elecciones saludables.

Este desdibujamiento en el «ser mujer» le impide hacer bien sus elecciones y «ver más allá » como parte de su esencia femenina, por eso hoy en día se le escucha cada vez más frases como: «ya no hay hombres «, «hombres eran los de antes «, «se me pegan todos», etc.

Las mujeres tenemos esta gran contradicción y tenemos un doble discurso: por un lado al hombre «lo vamos corriendo a un segundo plano», «le vamos quitando tareas»  y por el otro «lo queremos cerca de vuelta».

Nos esquivocamos en lo sentimental

Las mujeres nos estamos equivocando cada vez más en distintos planos, sobre todo en el sentimental.

De hecho, las mujeres podemos tener la capacidad de multiplicarnos: podemos estar simultáneamente peinándonos, pensando en todos los integrantes de nuestra familia y en la reunión de directorio con el celular en la mano..
A pesar de todos nuestros logros no debemos perder la «sensibilidad de ver» todo lo que nos acontece. No debemos enojarnos cuando nos dicen que hombres y mujeres son diferentes, porque en realidad lo somos ¡viva la diferencia!. Lejos de renegar de ésta esencia femenina, debemos reivindicarla. Tenemos diferencias y eso es lo que nos atraía del hombre. La igualdad que queremos lograr es ficticia porque de esta forma cada vez tenemos más obligaciones con menos derechos.

Ni «fundamentalismo feminista», ni «justificaciones conciliatorias para el machismo», sino legítimo orgullo de ser mujer.

Nos ha llegado la hora

Nos ha llegado la hora de dejar de ser las «actrices de reparto de la historia» para tener «el papel protagónico» que nos merecemos. Nos ha llegado la hora de dejar de llorar por los rincones o de creer que el hombre es nuestro enemigo. Estamos listas para dar el gran salto a partir de nuestras particularidades, sin imitar los modelos masculinos. ¡Basta de ser machistas sin darnos cuenta!. No desvalorizar a los hombres, es decir no ser las encargadas de la nefasta tarea de «poner a los príncipes azules a blanquear». Tarde o temprano en algún momento con toda nuestra independencia vamos a querer aunque sea de a momentos, un «príncipe azul» que nos proteja… No neguemos nuestra más grande esencia… Tenemos nuestra completud. No tenemos nada que envidiarle a los hombres, de ésta forma estaremos mejor con nosotras mismas. Éste, es el principio para sentirnos más saludables y mejorar nuestros vínculos y calidad de vida.


Beatriz te ayuda a saber como encontrar pareja Beatriz Goldberg Psicóloga y autora del libro: «No le tengo envidia a los hombres Dr. Freud»

Especialista en crisis, individuales, de pareja y familiares. Mi tarea se extiende más allá del consultorio en el que atiendo desde hace más de 30 años, ya que coordino talleres y ofrezco conferencias. Soy consultada asiduamente por distintos medios de comunicación que requieren mi asesoramiento en Argentina y en el exterior.

Además de mi actividad como docente, trabajé también en el Hospital neuropsiquiátrico Borda. Soy consultora y miembro de A.P.B.A. (Asociación de Psicólogos de Buenos Aires).

He escrito numerosos libros: “Estoy a tiempo todavía”, “Parejas tóxicas”,“Quiero estar bien en pareja”, “Tuyos, míos, nuestros”, “Como voy a hacer esto a la edad que tengo”, “Tengo un adolescente en casa ¿qué hago?”y “No le tengo envidia a los hombres, Dr. Freud”, entre otros. Siendo este último elegido para guión de una obra de teatro homónima que fue representada nacional e internacionalmente.

Puedes acceder a todas sus publicaciones en: http://www.beatrizgoldberg.com.ar/


 

Comentarios

comentarios

Terapia Online