Princesas que no necesitan príncipe

Hoy quiero regalarles a todas nuestras Supermujeres la reseña de un bello libro, cargado de grandes enseñanzas, de historias que recrean un conocimiento que se abre a una nueva forma de pensamiento liberador y generador de cambios en nuestro interior. Por tal razón comienzo esta reseña con algo que encontré hacia el final del libro y que para mí es uno de los mejores aprendizajes  que hoy te puedo entregar, a ti,  Supermujer.

“La verdadera felicidad, surge del interior de cada una de nosotras cuando conocemos la verdad de las cosas” y que  “El Príncipe Azul viene a celebrar la felicidad de cada una pero no es el encargado de conseguirla”.

Y es que, si quieres ser feliz y hacer felices a los que están a tu lado y adicional a esto encontrar a tu príncipe azul, comienza por amarte y conocerte a ti misma,  por buscar y escuchar la voz de la verdad que solo está dentro de tu interior.

¿Y DE QUE SE TRATA?

“Érase una vez…” así comienza esta maravillosa y apasionante historia de la autora Marcia Grad Powers, prestigiosa educadora de Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), y autora de varios bestsellers. Entre estos: La Princesa que creía en los cuentos de hadas

Princesas que no necesitan príncipe

Princesas que no necesitan príncipe

y que narra la historia de una princesa llamada Victoria, criada bajo el “Código Real de Sentimientos y Conducta de Princesa” entregado por el rey y la reina, quienes a su vez eran bastante estrictos e inflexibles.

Victoria, quien debía llegar a ser perfecta “hablando, actuando, pensando y sintiendo como mandaba el Código Real”, creía y soñaba con su príncipe azul, aquel que llegaría a rescatarla para convertirse en su luz y su razón de ser.

Sin embargo la llegada a su vida de este Príncipe azul llamado por Victoria  “El Doctor Risitas” y quien con el tiempo se convertiría en “El Señor Escondido”, sería la puerta que la conduciría a vivir un apasionante viaje al conocimiento de su interior, su verdadero ser y del camino de la verdad.

Personajes como Vicky, su amiga imaginaria quien la acompañaba a todas partes y le hablaba todo el tiempo, El Búho y La Bruja entre otros. Lugares mágicos como el “campamento de los viajeros perdidos” o “un lugar llamado Memoria”,  llevarían a Victoria a encontrarse con un conocimiento que siempre ha estado allí para ser aprendido y aplicado y que sin embargo parecía completamente desconocido a sus emociones y formas de ser.  Respuestas tales como:

  • “El amor le hace a uno sentirse bien, si no es así, no es amor”
  • “Uno no ve lo que no está dispuesto a ver”
  • “Los cuentos de hadas se hacen realidad, pero, en muchas ocasiones, son diferentes de los que nos imaginamos”
  • “El miedo y la duda nos impiden ver la realidad” y
  • “La perfección al igual que la belleza depende de los ojos con que se mira”

…entre muchas otras frases, fueron algunas de las tantas lecciones aprendidas por Victoria y que sin duda cambiaron su vida y su forma de tomar decisiones.

Después de caminar de la mano de Victoria por este maravilloso  viaje hacia el conocimiento de la verdad,  la autora Marcia Grad, en el último capítulo llamado El Pergamino Sagrado, nos entrega verdades evidentes y que siempre han estado ahí al alcance de todas y que con el paso del tiempo se han venido convirtiendo en herramientas fundamentales para  una vida feliz.

Finalmente esta historia, como todas las historias de cuentos de hadas y princesas, tuvo un final feliz. Claro, no tan común como nos imaginamos. Esta vez el final, más allá de un príncipe a su lado, termina  con una promesa que debería ser la que todas las Supermujeres de todos los tiempos podríamos hacernos a nosotras mismas:

Amarnos y respetarnos en lo bueno y en lo malo

Si crees que esta historia tiene todo que ver contigo, te invito a ti, Supermujer, a leerlo. A  amarte a ti misma, a abrazarte como la maravilla más grande de este mundo y a buscar el conocimiento que desde que naciste está escrito en el interior de tu ser.

Y como dice Victoria: “¡Nunca imagine ser tan feliz sin un príncipe a mi lado!”

Comentarios

comentarios

Terapia Online