Al emprender, obviamos algunas prioridades importantes que luego pueden resultar mucho más costosas y engorrosas si no se planifican o se realizan a tiempo.

Al emprender, obviamos algunas prioridades importantes que luego pueden resultar mucho más costosas y engorrosas si no se planifican o se realizan a tiempo.

Para muchos emprendedores el aspecto económico es el principal reto a la hora de iniciar nuevos proyectos. El temor de perder nuestros ahorros antes de lograr despegar las ventas de nuestro emprendimiento siempre está latente, y es la causa de que obviemos algunas prioridades importantes que luego pueden resultar mucho más costosas y engorrosas si no se planifican o se realizan a tiempo.

Por ello es fundamental que tomemos en cuenta estos aspectos y que invirtamos en ellos aunque nos parezcan costosos o complejos, porque serán la base para evitar problemas y costos a futuro:

Legalizar nuestros emprendimientos

Dependiendo del país en el que nos encontremos, comenzar una nueva empresa o un emprendimiento social puede ser más o menos costoso; pero siempre implica un gasto porque se requiere de abogados para redactar los documentos de la organización, registro de documentos, en algunos casos registros de marcas o patentes y tramitar todos los requerimientos legales que tiene cada cámara de comercio o  ente regulatorio.

Por ello, algunos emprendedores prefieren iniciar sus negocios informalmente, valiéndose del mundo digital o de terceros para realizar las transacciones. Este tipo de prácticas sin duda representa un riesgo muy alto, no solo porque el emprendedor puede enfrentarse a multas o sanciones, si este tipo de prácticas están prohibidas en su país, también porque al no tener registro de su empresa, marca  y productos, su negocio se encuentra desprotegido, cualquiera puede llegar y apropiarse de la idea registrándola como propia, dejándoles así fuera de su propio negocio.

Esta es la razón por la que es fundamental tener todos los aspectos legales al día cuando iniciamos nuestros emprendimientos, es preferible invertir al inicio en todos los requisitos legales y fiscales para evitar complicaciones más adelante.

Planificar nuestros canales de distribución y relacionarnos con nuestros stakeholders

En la emoción de emprender, cuando tenemos esa idea que queremos cristalizar a punto de llegar al mercado. Podemos olvidar lo importante que son para nuestros negocios o emprendimientos sociales los stakeholders y los canales de distribución. ¿Qué quiere decir esto? Que antes de comenzar a invertir y a producir es necesario que consideremos ¿a quién le vamos a vender? Y ¿cómo le haremos llegar nuestros productos?

Es importante comprender que con nuestros conocidos y allegados es muy poco probable que logremos utilidades, necesitamos incrementar nuestras redes, aliarnos con otros emprendedores, participar en grupos de emprendimiento y en incubadoras que nos permitan llegar a cada vez más personas con nuestros productos.

También tenemos que planificar los canales de distribución de nuestros productos, si los venderemos de forma digital, hay que pensar qué plataformas utilizaremos ¿sólo su propio website? ¿Amazon? ¿e-bay?, entre muchos otros. Y si se trata de un negocio 1.0 tenemos que saber si solo venderemos en nuestra propia tienda o punto de venta, si estableceremos alianzas con otros minoritas, si venderemos al mayor solo a distribuidores, si utilizaremos un esquema de ventas piramidal, etc. Tener claridad en este aspecto y especialmente conocer todas las posibilidades y estrategias que podemos tener evita que luego nos quedemos con una gran cantidad de productos en los que invertimos sin tener cómo hacerlo llegar a nuestros potenciales clientes.

Invertir en comunicar nuestro emprendimiento

Bien sea en medios digitales, a través de campañas de RRPP, utilizando medios ATL o publicidad exterior, necesitamos que cada vez más personas conozcan nuestro producto y lo compren, para poder comenzar a tener una clientela fiel que nos permita estabilizar las venta y crecer.

Dejar de invertir en estas prioridades es un riesgo para el emprendedor, lo que hoy significa un ahorro luego puede convertirse en una complicación legal o en un estancamiento de nuestros negocios. Recuerden que una de las claves para tener emprendimientos exitosos es tener buenas ideas,  producirlas con la más alta calidad, saber cómo venderlas, a quién y a través de qué medios.

No dejes que ahorrarte unos dólares se convierta después en una traba para sus negocios.

¿Deseas más información?

Supermujer es la primera organización sobre información en materia de desarrollo, motivación, y superación personal para la mujer. Completa el siguiente formulario para recibir totalmente gratis la información sobre nuestros artículos, publicaciones y seminarios en tu ciudad; y si quieres hacer una primera consulta personalizada, puedes enviárnosla aquí.

[grwebform url=»http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=8517202&u=L5kU» css=»on»/]

Comentarios

comentarios

Terapia Online