Para tener una productividad que vaya acorde con lo exigido como competitivo en el mundo laboral se deben priorizar las tareas.

Para tener una productividad que vaya acorde con lo exigido como competitivo en el mundo laboral se deben priorizar las tareas.

Hay un creciente error en pensar que mientras más horas se trabajan es mejor. Sin embargo, está probado que para tener una productividad que vaya acorde con lo exigido como competitivo en el mundo laboral se deben priorizar las tareas que se realizan en la oficina.

Ninguno de nosotros ha estado ajeno que con la facilidad que representan las redes sociales,  las comunicaciones son cada día más rápidas generando que se produzca una necesidad de buscar una inmediatez en las respuestas.  ¿Quién de nosotros no ha llegado de vuelta de vacaciones y ha tenido en su bandeja de entrada del correo electrónico una infinidad de correos por contestar que casi inmediatamente piensa que todo lo que descanso se irá a la basura?, entre otras cosas que suceden. No obstante y sin estar de vacaciones, las tareas de la oficina se van acumulando, el manejo del tiempo se hace indispensable.

Para estos efectos, podemos recomendar algunas acciones para que el trabajo que realizamos se haga placentero y logre alcanzar la productividad requerida  no sólo para mantenerse en el trabajo sino para obtener buenos resultados, felicitaciones, consideraciones y porque no un ascenso.

  1. Empieza temprano

Empezar a trabajar temprano es una gran técnica para aprovechar mejor el día. Si eres de las primeras en llegar a tu lugar de trabajo podrás comenzar tu jornada con menos distracciones (saludos largos, llamadas telefónicas inoportunas, en consabido café, entre otras), lo que te permitirá concentrarte en lo que necesitas hacer.

  1. Planifica

La mejor forma de sacar provecho a tu día laboral es planificándolo. Dedica entre 20 y 40 minutos diarios a esta tarea y por ningún motivo pienses que es tiempo perdido. Todo lo contrario: la definición de una buena agenda de trabajo te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas realmente importantes.

  1. Prioriza las tareas

Prioriza y enfréntate a las tareas más complejas lo más pronto que puedas. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.

  1. Atiende un tema a la vez

La correcta planificación de tus actividades y la decisión de atacar primero las tareas más difíciles te permitirá tener la capacidad para atender un solo tema cada vez.

  1. Toma pausas

Cuando planifiques tu día, deja algunos espacios en blanco para descansar. Tu cuerpo y tu mente necesitarán pausas para recuperar energía.

  1. Aprende a decir que no

Aunque suene lógico, deja las tareas intrascendentes. Muchas veces por nuestra cultura o por pensar que nos van a regañar, pensamos que hay que aceptar todo.

  1. Ordena tu lugar de trabajo y tus documentos en tu computador

Es casi imposible ser eficiente si tu entorno está desordenado y no tienes una rutina de orden y archivado.

  1. Delega responsabilidades

Aquellas tareas que no te generen ganancias o que sólo te quiten tiempo delégaselas a alguien de tu equipo o contrata servicios de apoyo. No lo veas como un gasto, sino como una inversión.

Ahora a ponerlos en práctica. ¡Suerte!

¿Deseas más información?

Supermujer es la primera organización sobre información en materia de desarrollo, motivación, y superación personal para la mujer. Completa el siguiente formulario para recibir totalmente gratis la información sobre nuestros artículos, publicaciones y seminarios en tu ciudad; y si quieres hacer una primera consulta personalizada, puedes enviárnosla aquí.

[grwebform url=»http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=8517202&u=L5kU» css=»on»/]

Comentarios

comentarios

Terapia Online