Aún son muchos los retos que se tiene por delante a la hora de promover los Derechos de la Mujer en el mundo, especialmente en los países en desarrollo. Esas brechas que debemos acortar no solo dependen de los gobiernos, instituciones y empresas, cada mujer puede convertirse en agente de cambio para mejorar su situación y la de otras mujeres en su entorno inmediato.

Aún son muchos los retos que se tiene por delante a la hora de promover los Derechos de la Mujer en el mundo, especialmente en los países en desarrollo. Esas brechas que debemos acortar no solo dependen de los gobiernos, instituciones y empresas, cada mujer puede convertirse en agente de cambio para mejorar su situación y la de otras mujeres en su entorno inmediato.

En 1995 se llevó a cabo en Beijing la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer. En el encuentro participaron más de 30.000 activistas de todo el mundo, con el objetivo de promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Y luego de dos semanas de reuniones, debates y acaloradas discusiones se logró establecer la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing como plan de acción para promover los Derechos de la Mujer.

20 años más tarde, son muchos los eventos realizados y las acciones que han tomado los 198 gobiernos que adoptaron la declaración. Sin embargo, aún son muchos los retos que se tiene por delante a la hora de promover la equidad en el mundo, especialmente en los países en desarrollo. Esas brechas que debemos acortar no solo dependen de los gobiernos, instituciones y empresas, cada mujer puede convertirse en agente de cambio para mejorar su situación y la de otras mujeres en su entorno inmediato.

Por ello compartimos con ustedes algunas acciones que podemos tomar para promover el respeto y la salvaguarda de los Derechos de la Mujer:

  1. El primer eje temático de esta declaración tiene que ver con la mujer y la pobreza, y a pesar de que muchos países y empresas están tratando de equiparar los salarios de hombre y mujeres no siempre es suficiente. Sumado a esto, son muchos los países donde las mujeres no logran conseguir trabajo y dependen de los ingresos de sus parejas o de ayudas gubernamentales. Frente a esto ¿qué podemos hacer? Emprender. Buscar caminos que nos permitan obtener nuestros propios ingresos para no depender de otros, formarnos para iniciar nuestros proyectos y aprovechar todos los recursos que podemos obtener gratuitamente en línea para convertir nuestras ideas en empresas exitosas.
  2. Vivamos nuestro derecho a la educación, y con vivir nos referimos no solo a estudiar como una obligación, disfrutemos del hecho de prepararnos para obtener cada vez más y mejores herramientas que nos permitan mejorar nuestra condición. Apoyemos a otras mujeres que quieren estudiar, participemos en círculos de lectura y compartamos lo aprendido con quienes lo necesitan.
  3. Cuidemos nuestra salud y la de nuestros hijos.
  4. No permitamos que nos traten con violencia. A pesar de que en muchas culturas es común que las parejas maltraten verbal o físicamente a las mujeres, esto no está bien. A largo plazo, lo que empieza como una riña o un insulto aislado puede convertirse en una situación peligrosa que pone en riesgo nuestra integridad personal y la de nuestros hijos.

Aléjate de las situaciones de violencia y no te quedes callada cuando otra mujer es maltratada. En cada país encontrarás instituciones públicas u Organizaciones No Gubernamentales donde puedes denunciar los abusos sin poner en riesgo tu integridad o la de la víctima.

Estos son solo algunos aportes que cada una de nosotras puede hacer para promover los Derechos de la Mujer. No tenemos que esperar a que todo venga de los gobiernos o los líderes mundiales si cada una de nosotras se convierte en agente de cambio puede influir no solo en su propia vida, también en la de quienes nos rodean para lograr sociedades más justas donde podamos vivir mejor.

Comentarios

comentarios

Terapia Online