El storytelling es la técnica de narrar una historia y la experiencia nos ha enseñado que como humanos somos más propensos a atender narraciones que datos.

El storytelling es la técnica de narrar una historia y la experiencia nos ha enseñado que como humanos somos más propensos a atender narraciones que datos.

Actualmente, el storytelling ha sido una herramienta de uso común en todos los niveles y situaciones que puedas imaginarte. Si ya antes has escuchado de ella sabrás que su protagonismo va en aumento, si no, este es el momento para que conozcas lo suficiente de ella como para poder sacarle el jugo que necesitas y ser una mujer aún más exitosa.

Primero podrás leer un poco sobre qué es esta herramienta, algo de contexto, pero sobre todo conocerás algunas de sus aplicaciones y recomendaciones para usarla a tu favor. ¿Estás lista? Veamos.

El storytelling es la técnica de narrar una historia. Esta definición primera es simple porque de hecho no requiere de más. Eso es lo que es. Contar una historia.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha recurrido a la narración de sucesos para fines muy diversos como establecer la historia, preservar sucesos, hacer literatura, enseñar, etcétera. De hecho la experiencia nos ha enseñado que como seres humanos somos más propensos a atender narraciones que datos. La naturaleza humana poco ha cambiado y la humanidad sigue siendo fanática de la narración de historias.

Hace unos años, era común escuchar que cuando alguien necesitaba tu ayuda, digamos un consejo, lo peor que podías hacer era contarle sobre tu experiencia personal; pero eso ha cambiado mucho. El contar una historia personal o al menos cercana a ti no es para nada un tabú, incluso es una práctica muy recurrente en películas o series de televisión, en discursos políticos por supuesto y sobre todo en redes de mercadeo y presentaciones profesionales con auditorios exigentes.

¿Te parece si nos enfocamos en este ámbito profesional? Exponer ante un público o un auditorio parece complicado para la mayoría de las personas. El primer gran beneficio del storytelling es mantener a tu auditorio atento. La clave está en que logres relacionar el tema del que hablas con un relato breve que te haya ocurrido a ti o alguien cercano y transmitas el mensaje de forma entretenida e incluso divertida, así no sólo lograrás que te escuchen sino que a tu alrededor se vaya creando una imagen fuerte del tipo de profesional que eres. Esto te convertirá en una líder porque, naturalmente, lograrás darle un giro a la construcción de tu identidad profesional (D’Adamo y García, 2012).

Cuando contamos una historia con la que el receptor se identifica es porque en su mente se van activando marcos (Filmore, 1977). Es decir, al escuchar ciertas frases o reconocer en nuestra historia ciertas situaciones propias, le viene a la memoria algún acontecimiento similar lo que facilita el “ponerse en los zapatos del otro” y tener una mejor disposición hacia el orador. Por ello hay que tener en cuenta que al narrar hay ciertos elementos y aspectos que no puedes pasar por alto. Toma nota:

  1. El mensaje debe ser lo suficientemente bueno como para contarlo, su alcance debe ser lo más universal posible, es decir, que un buen número de personas puedan identificarse con él.
  2. El ritmo y el orden en el que cuentas el relato debe ser breve y dinámico, en orden, sin demasiados saltos espaciales o temporales, con modulaciones de voz y un poco de lenguaje corporal.
  3. El contexto o marco es el escenario por el que se moverá el relato. Las evocaciones son importantes. Aquí puedes incluir una que otra metáfora sencilla o jugar con los sentidos, por ejemplo, olores o texturas.
  4. Y por último, debes asegurarte que tu relato tenga posibilidades de volverse viral, es decir, que las personas que lo escuchen de ti queden tan impactadas como para querer contárselo a alguien más. Que se propague tu historia.

Siempre puedes recurrir al storytelling para desarrollar e incluso salvar una presentación. No sufras, recuerda que una de las ventajas de esta técnica es que no requiere grandes historias de novelista sino un suceso universal que puedas explicar de manera clara (López e Illanes, 2013). Ya sea que uses el optimista sí se puede, el tono fraternal y solidario o la exhortación al cambio, puedes lograr hacer de tu presentación un momento afable para tu audiencia.

Ten en cuenta una preparación previa y sal al mundo profesional a contar esa historia que puede hacer de ti una mujer exitosa y comprometida, pero sobre todo, segura de sí misma.

¿Deseas más información?

Supermujer es la primera organización sobre información en materia de desarrollo, motivación, y superación personal para la mujer. Completa el siguiente formulario para recibir totalmente gratis la información sobre nuestros artículos, publicaciones y seminarios en tu ciudad; y si quieres hacer una primera consulta personalizada, puedes enviárnosla aquí.

[grwebform url=»http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=8517202&u=L5kU» css=»on»/]

Comentarios

comentarios

Terapia Online