Durante la pasada década, Amaia Montero nos encandiló a todos con sus canciones llenas de ritmo y sentimiento.

Durante la pasada década, Amaia Montero nos encandiló a todos con sus canciones llenas de ritmo y sentimiento.

Supermujeres: Amaia Montero

Sin duda, el rasgo que mejor caracteriza a Amaia Montero, si exceptuamos, obviamente, su personalísima y preciosa voz rasgada, es la sonrisa que constantemente ilumina su rostro. Una sonrisa que dice muchas cosas y oculta muchas más: momentos de felicidad, fama y euforia, junto a instantes de “estar ahí”, luchar, y no dejarse vencer.  ¿Con cuál de las dos “Amaias” te quedas?

El descubrimiento de una voz personal

Durante la pasada década, Amaia Montero nos encandiló a todos con sus canciones llenas de ritmo y sentimiento. Su forma de interpretar, peculiar y llena de fuerza pronto la encumbraron a lo más alto como solista del grupo La Oreja de Van Gogh. Los donostiarras (nacidos en San Sebastián, España) nos transportaban a su onírica ciudad, a historias reales y sencillas de amor y desamor a través de las letras de Marcos Benegas y la voz de su solista.

Sin embargo, después de 11 años plagados de éxitos en los que vendieron más de 6 millones de discos (todo un récord en los tiempos “piratas” que corren), Amaia decide abandonar el grupo e iniciar una nueva carrera en solitario. Aunque en su momento se especuló mucho sobre las razones de su marcha, la cantante, mediante comunicado a sus fans, declaró que había llegado el momento de dar el paso. Un paso que como ella misma reconocía, fue el más difícil de su vida. Un salto al vacío que podía salir bien o hacer que se estrellase contra el suelo.

Pero las cosas estaban muy claras en su cabeza y por ello incluso se atrevió a pedir a su discográfica ayuda y respaldo en su nueva aventura en solitario. De nada sirvió que tanto la discográfica como el resto de compañeros intentaran persuadirla. La decisión ya estaba tomada y en palabras de la propia Montero, no había marcha atrás.

No dar marcha atrás

Desde entonces han transcurrido siete años nada fáciles para la intérprete vasca que siempre ha sabido mirar hacia delante con una sonrisa. En este tiempo, Amaia ha sacado al mercado 3 discos Amaia Montero, Amaia Montero 2, (el último de ellos Si Dios quiere, yo también, sale estos días), y su vida ha estado marcada por hechos personales que le han dejado profunda huella. El más importante sin duda ha sido la muerte de su padre en el 2011. Un duro golpe del que aún se recupera y que la ha mantenido alejada de los escenarios durante 3 años.

A este hecho luctuoso, se unió la ruptura con el que fue su pareja durante varios años, Gonzalo Miró. Una ruptura que supuso un antes y un después en la vida de la cantante.

Ahora Amaia ha vuelto, feliz, ilusionada y llena de optimismo. Recientemente la veíamos en televisión dando ánimos a una joven fan enferma a la que animaba con estas palabras. “No hay más remedio que seguir adelante”.

Una filosofía que ella misma se aplica. A las duras y a las maduras. Amaia Montero, no espera que nadie le muestre el camino. Vuelve a tomar las riendas de su vida, a darlo todo en el escenario, a enfrentarse a la vida, esta vez como single pero rodeada de los que más le importan. Amaia nos muestra día a día cómo ser una persona luchadora y valiente, como mantenerse, sin estridencias y sin tirar la toalla.

Nos recuerda que la vida te puede dar una oportunidad, pero el camino lo marcas tú.

¿Deseas más información?

Supermujer es la primera organización sobre información en materia de desarrollo, motivación, y superación personal para la mujer. Completa el siguiente formulario para recibir totalmente gratis la información sobre nuestros artículos, publicaciones y seminarios en tu ciudad; y si quieres hacer una primera consulta personalizada, puedes enviárnosla aquí.

[grwebform url=»http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=8517202&u=L5kU» css=»on»/]

Comentarios

comentarios

Terapia Online